MICHAL MRZYGLÓD

La última filia de los diseñadores pasa por el filtro innegociable de la tecnología. Christopher Kane, fiel adepto al gráfico 3D, ya avistó el filón hace temporadas. Este otoño el de Glasgow cambia el tie–dye fosforito por dibujos nítidos, –que no menos cósmicos–, en formato tridimensional. Y siguiendo su estela, las firmas se han apuntado encantadas a encontrar en la tela un lienzo en el que plasmar sueños gráficos.

Motivos barrocos made by Dolce & Gabbana, las excentricidades de Julian Zigerli y tejidos Givenchy, revisten looks de temporada con la tridimensión impresa como mejor amiga de las bajas temperaturas. Lámparas, flores, moléculas y miradas que se clavan en el armario, se adhieren a piezas hipnóticas con las que colonizar el asfalto. Y si al rey de los díscolos le pica el jueguecito 3D, lo pone en práctica en pleno desfile O/I 14–15 y se queda tan ancho: los sistemas de nubes repetidos por toda la sala neoyorquina que albergó la colección de Marc Jacobs, la tormenta perfecta para inaugurar esta ola fría de ADN insurrecto y tecnológico.

GIVENCHY    •    TATA CHRISTIANE

MARC JACOBS

ANDREA CREWS

JULIAN ZIGERLI    •    CHRISTOPHER KANE / thecorner.com

GROUND–ZERO

DOLCE & GABBANA / thecorner.com    •    JUUN.J

Coméntalo

comentarios