T2-JB-01893

Los que pretendan encontrar en T2 Trainspotting una trama acelerada y pretendidamente juvenil donde el consumo de drogas y su enajenación transitoria sean la tónica general, quizá no descubra en esta no-secuela lo que andaba buscando. El guionista John Hodge ha preferido explorar, para esta ocasión, dónde estarían ahora los cuatro viejos amigos. “La trama y el desarrollo de los personajes ciertamente deben ir de la mano,” dice. “De manera que, una vez pensamos en, digamos, Begbie, te preguntas si acaso ahora tiene hijos. ¿Sí o no? Y si los tiene, ¿cómo son? Y si ha salido de prisión, ¿cómo será la relación con su hijo? ¿Es su hijo una astilla del viejo palo? No, es algo distinto”.

T2-JB-01413

Estas palabras del guionista como todo lo que ha salido de la boca de Boyle desde que la noticia del lanzamiento saltara a la palestra, va precisamente en esa dirección. Y es que lo que se va a poder ver (por fin) en los cines españoles a partir de este fin de semana, será una obra mucho más existencial y menos acelerada. Pero, sobre todo, una segunda parte que no ha pretendido contar los pleitos de los cuatro hombres (Ewan McGregor, Ewen Bremner, Johnny Lee Miller, Robert Calyle) que dieron vida a la adaptación al cine de la novela de Irvine Welsh, sino más bien crear un nuevo ambiente a partir de cuatro personalidades que ya no responden a sus antiguos patrones. Algo que ellos mismos han definido como ‘ser un turista en tu propia vida’.

T2-JB-00841

Y es esto lo que se presume como verdaderamente interesante en la película. De lo contrario, nos permitimos pensar, ese ambiente de decadencia social a la escocesa y de (casi) irritante masculinidad quizá no hubiera calado en un público que, veinte años después, tiene otros muchos interrogantes antropológicos en los que pensar. El delirante drama irónico de sus personajes -Sick Boy, Francis Begbie, Mark Renton y Spud- se convierte así en una revisión melancólica de sus propias vidas y los chutes de heroína dejan paso a los nuevos vicios de su madurez y de la sociedad digital.

T2-JB-

Una producción de más de dos millones de libras que pudo llegar antes pero no lo hizo por una mezcla de idoneidad, indecisión y -hay que decirlo- hasta desencuentros entre las partes. Lo hace 21 años después con el elenco original y buena parte de los antiguos colaboradores desde su guionista, el productor Andrew Macdonald, así como la diseñadora de vestuario Rachel Fleming, primer asistente de dirección David Gilchrist o el compositor Rick Smith. Fue y es este, de hecho, el artífice de que temas como Born Slippy se hayan quedado para siempre en nuestra memoria recordándonos, ya de paso, que Trainspotting sigue ahí.

 

TRAILER Y CLIPS 

 

 

 

 

Coméntalo

comentarios