El artista alemán 1010 (diez diez en castellano o ten ten en inglés) comenzó en el año 2009 a plasmar sus murales gigantes en distintos puntos abandonados de la ciudad de Hamburgo, Alemania. Sus creaciones llaman la atención por el juego cromático tridimensional perfectamente ejecutado, que contrasta con los fondos abandonados y decadentes.

Lo que nació sin ninguna pretensión se ha convertido en su oficio y tras tantos años de murales gigantes en distintas ciudades de Alemania y publicaciones en numerosas revistas especializadas de arte underground el pasado mes de febrero expuso sus creaciones en una expo en solitario llamada Limbus, en San Francisco, en la galería Hashimoto Contemporary.
Además de haberse convertido en todo un fenómeno viral, Limbus muestra la delicada cosmogonía de 1010 ya que, las obras, extrapoladas a una galería con fondos limpios, se convierten en piezas únicas que consiguen teletransportante a otra dimensión.

Su obra más reciente ha sido un mural para la galería Marion Gallery en Panamá.

Coméntalo

comentarios